Home / La enfermedad de Osgood-Schlatter

La enfermedad de Osgood-Schlatter

Enfermedad de Osgood-Schlatter

por Stephanie el 03 de diciembre 2010

Enfermedad de Osgood-Schlatter

por STEPHANIE, 3 de diciembre de 2010

La enfermedad de Osgood-Schlatter es un trastorno que afecta la pequeña placa de crecimiento existente en la “protuberancia” presente en la parte superior de la tibia, justo debajo de la rótula. Esta protuberancia se denomina tuberosidad tibial y su prominencia se debe a que en ese lugar el tendón de la rótula se une al hueso. El tendón de la rótula forma parte del gran grupo de músculos existente en la parte frontal del muslo, denominado cuádriceps. Aproximadamente a la altura de las rodillas, el cuádriceps pasa de ser un tejido muscular “carnoso” a ser un tendón grueso, similar a una cuerda, que contiene la rótula en su interior y luego desciende para insertarse en la tuberosidad tibial en su extremo inferior.

Quién se queda con la Enfermedad de Osgood-Schlatter

La enfermedad de Osgood-Schlatter se presenta en niños de entre 9 y 16 años. Alrededor del 75% de los casos afecta a varones, y ocurre en hasta un 20% de los niños adeptos a los deportes, en comparación con el 4% de un grupo de todos los niveles de actividad. En una cuarta parte de los casos se encuentran afectadas ambas rodillas, y es más probable que se presente en los períodos de rápido crecimiento. Debido a que el trastorno se debe a la irritación y daños en la placa de crecimiento, sólo puede ocurrir mientras la placa de crecimiento se encuentre presente, aproximadamente hasta la edad de 16 años. Los adultos no pueden presentar este trastorno ya que la placa de crecimiento se cierra y se convierte en hueso al llegar a la madurez esquelética.

Cuando el cuádriceps se contrae, la fuerza de tracción es transmitida a la tuberosidad. Una buena manera de visualizar esto es imaginar una cuerda atornillada a una pared de yeso. Si se tira de ella con fuerza, si todo está fijado sólidamente no ocurrirá nada malo. Sin embargo, si la fijación a la pared es menos fuerte que la fuerza que se ejerce al tirar de la cuerda, un trozo de yeso se aflojará. En el caso de la enfermedad de Osgood-Schlatter, lo que se afloja es la pequeña protuberancia del hueso en la tuberosidad. En los niños, el tendón/cuerda es generalmente el eslabón más fuerte de la cadena, y por lo tanto una lesión en el tendón de la rótula es menos común. Esto cambia en la adultez. Una fractura de este tipo, en la cual el hueso es arrancado por un tendón u otro tejido blando, es denominada una fractura por avulsión. La respuesta del organismo a esta situación es un crecimiento adicional del hueso para apuntalar la zona y por lo tanto, las víctimas  de  del pasado por lo general presentan un abultamiento más prominente que el resto de la gente, y que durará toda la vida.

El dolor generalmente se experimenta al correr, saltar, agacharse, arrodillarse y subir o bajar escaleras. Puede ser reproducido haciendo que el niño intente enderezar la rodilla en contra de la resistencia.

Los factores mecánicos juegan un papel importante en la enfermedad de Osgood-Schlatter. Cuando los pies están alineados ‘perfectamente’, los músculos del cuádriceps, el tendón de la rótula, la rótula y la tuberosidad tibial se encuentran alineados. Cualquier fuerza creada mediante el uso de los músculos del muslo es transmitida a la tuberosidad de una forma directa, frontal. Un pie en pronación aumentará el ángulo del cuádriceps de la misma manera que la posición característica de una persona patizamba. El cambio en el ángulo de tiro puede hacer que el  trocánter sea más vulnerable desde una fuerza de tracción en ángulo.

La enfermedad de Osgood-Schlatter debería ser tratada inicialmente con reposo, hielo, compresión y elevación y algunos antiinflamatorios no esteroideos (como el paracetamol) si están indicados. Casi siempre es posible volver a hacer deportes en alrededor de un mes, aunque el retorno a la actividad debe ser supervisado por una persona calificada como un podólogo, un fisioterapeuta o un entrenador de adolescentes con experiencia. Los cuádriceps y los tendones deberán ser estirados en caso de estar tensos.

Un podólogo es integrante importante del equipo de tratamiento para evaluar la funcionalidad del pie y sus efectos en el funcionamiento mecánico de la rodilla. Existen órtesis (aparatos ortopédicos) que pueden ser utilizados para crear un mejor ángulo de tiro, como se ha indicado anteriormente.

Para obtener más pie info en Español, including la enfermedad de Osgood-Schlatter, vea nuestro Podólogo Hojas de Información

Spread the love
Top
Phone now