Home / Dedos en garra / dedos retraídos/ dedos en martillo

Dedos en garra / dedos retraídos/ dedos en martillo

Dedos en garra / dedos retraídos/ dedos en martillo

 

Todos estos términos se refieren a los dedos que no se apoyan en el suelo cuando usted está de pie, sino que más bien se doblan angularmente en las articulaciones, haciendo que una de las articulaciones sea más prominente que el espesor habitual de los dedos del pie. Esta articulación más alta es entonces propensa a recibir un trauma del calzado, ya que la mayoría de los zapatos se hacen solamente para pies normales. La punta del dedo también se perjudica, ya que soporta el peso en la punta en lugar de la almohadilla acolchada de la parte inferior. Esto a menudo resulta en un parche duro en el extremo del dedo del pie (un callo) y una uña deformada (Diagrama1). Además, el nudillo detrás de ese dedo en la bola del pie (Diagrama 2) generalmente desarrollará una sensación de magullado. Pequeños bultos llenos de líquido llamados bursas pueden aparecer en los dedos, especialmente en mujeres jóvenes.

 

¿Qué es lo que causa las deformidades de los dedos?

Infirmidad de los pies
Dedos en garra / dedos retraídos/ dedos en martillo

Existen muchísimas causas, pero algunas de las más comunes son:

  • Debilidad en un músculo cerca del arco del pie. Esto se traduce en que los músculos largos de los dedos en la parte superior del pie ayuden a hacer su trabajo.
  • Zapatos más cortos que sus dedos, haciendo que se amontonen.
  • Zapatos demasiado flojos en el empeine. Hacer que los dedos del pie adopten forma de garra hará que el pie adquiera mayor espesor para ajustarse mejor al calzado.
  • Accidentes vasculares o cualquier otro trastorno que cause debilidad en los músculos.
  • Un juanete que invada el espacio del segundo dedo.
  • Artritis que afecte al cuerpo en su conjunto.

¿Qué se puede hacer al respecto?

 

Obviamente, sin importa cuál sea la causa de los dedos en garra, el ajuste del calzado es importante para la comodidad. Los zapatos que cubren sólo los dedos del pie y dejan el empeine al descubierto son los peores, ya que el zapato no tiene de dónde agarrarse, excepto de los dedos del pie. Un zapato que se ajuste bien a todo el empeine, evitará que el pie se deslice hasta el extremo del zapato al caminar cuesta abajo o bajando las escaleras y permite que el zapato se mantenga en su lugar  con facilidad sin tener que depender de estar apretado alrededor de los dedos.

 

A menudo hay una razón mecánica para los dedos en garra que el podólogo puede tratar directamente. Por ejemplo, una almohadilla hecha para ayudar a que un músculo de la espinilla débil haga su trabajo, evitará que los músculos largos de los dedos deban contribuir de un modo que cause el agrupamiento de los dedos del pie.

 

El podólogo cortará cualquier callo. Es muy importante no perforar las bursas, ya que tienen una baja resistencia a la infección. Existen dispositivos de protección y tienen un éxito variable dependiendo de la causa del problema. Se puede hacer más para ayudar a un dedo del pie que todavía es capaz de ser enderezado que para uno que ya está bloqueado en una posición de garra. Por lo tanto no se.

Spread the love
Top